Ortodoncia lingual

La ortodoncia ha progresado y se ha perfeccionado gracias a que los investigadores del mundo han trabajado incansablemente. Hace más de 20 años, se creo un sistema íntegramente imperceptible: La ortodoncia lingual, técnica que se basa en colocar todos los brackets por el lado interno de los dientes, quedando libres de aditamentos las áreas visibles.

Esta modalidad de tratamiento ortodoncico, está innovando al mundo odontológico por lo que cada día es utilizado con mayor frecuencia. El resultado final es el mismo que el obtenido por la ortodoncia tradicional, con la ventaja de algunos beneficios.

La ortodoncia lingual es una atractiva respuesta a la creciente demanda de personas que desean alinear sus dientes y mostrar una sonrisa perfecta sin que los brackets que permiten el tratamiento sean perceptibles. Y esta es la gran diferencia con la ortodoncia convencional.

En la ortodoncia lingual los brackets son colocados en la parte posterior de los dientes. Al final no importa que edad desee uno someterse a la ortodoncia, porque con el tratamiento lingual se puede corregir cualquier posicionamiento incorrecto dental y lograr una boca saludable con una sonrisa perfecta.

La mayoría de los adolescentes que necesitan un tratamiento de ortodoncia se niegan a tratarse por que les acompleja “llevar aparato” y optan por no hacerse nada, a pesar que la mala posición de sus dientes sea muy obvia y les ocasione dificultades para hablar o comer.

En estos casos, la ortodoncia lingual es una buena opción porque, los bracketts son colocados en la parte interna de los dientes y están unidos entre si por un arco metálico haciéndolos poco visibles.

Cuando el paciente se decide por el tratamiento; en una sola visita, el paciente es sometido a diferentes pruebas diagnósticas y de medición para precisar el tipo, tamaño y presión que ejercerá el aparato de ortodoncia en la parte interna de sus dientes.

Lo más complicado de este tratamiento es la etapa de adecuación que pasan los pacientes aunque este tratamiento no incomoda más que cualquier otro método de ortodoncia.

Al pasar la primera semana la mayoría de los pacientes ya se adaptaron efectivamente al tratamiento pero no se pueden evitar pequeñas dificultades para comer y hablar así como cierto escozor de la lengua que aparecen durante las dos o cuatro primeras semanas después de iniciado el tratamiento ortodoncico. Pero todas estas dificultades valen la pena ya que en poco tiempo el paciente podrá corregir apiñamientos dentales, mal posiciones o dientes torcidos gracias a la ortodoncia lingual.

| |

.

Comentarios de los lectores

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.