Mal aliento o halitosis

El mal aliento o halitosis es una enfermedad muy común y en las personas sanas, este mal proviene de la parte dorsal de la lengua y alrededor de las encías donde se encuentran depositadas las bacterias y donde es difícil tener acceso con el cepillo de dientes para restaurar la superficie lingual es su composición bacteriana.

Estudios médicos han demostrado que entre 25 y 30 % de la población sufre de mal aliento.

Las bacterias liberan compuestos volátiles que producen una sustancia que contiene azufre y esto es lo que provoca el mal aliento. Es una característica que poseen estos microorganismos que solo se restablece cuando los eliminamos de nuestra boca.

Es muy incómodo es conversar con una persona que sufre de mal aliento, ya que sucede con mucha frecuencia que quien tiene este problema no lo percibe o es el último en percatarse de lo ofensivo de su problema.

Causas del mal aliento o halitosis

El mal aliento puede manifestarse fugaz, pasajero, severo o permanente. Esto va a depender directamente de la causa etiológica. Por que la halitosis se puede originar por distintas causas, locales o sistemáticas.

Como causas locales podemos encontrar las referentes a la arcada dentaria. Piezas dentales en mal estado ya sea por caries, por falta de una buena higiene dental o por la existencia de restos de alimentos entre los dientes, es mucho más común encontrar espacios interdentarios amplios en adultos mayores que en niños o adolescentes.

La caries, también es motivo de mal aliento ya que a mayor cavidad destruida del diente o pieza molar mayor facilidad de padecer mal aliento.

Otra causa local que es fácil encontrar en la cavidad oral es una infección. Ya sea que se instale en las encías, en las amígdalas o en el adenoides, con seguridad causará mal aliento. Será un cuadro pasajero, porque en cuanto se resuelva la infección, el paciente dejará de padecer su halitosis.

Es recomendable también un buen aseo dental ya que al no lavar los dientes después de ingerir alimentos estos se descompondrán generando así el mal aliento.

Entre las causas de tipo sistémico que originan halitosis debemos distinguir aquellas que tienen origen respiratorio y las de origen alimentario. Las primeras se remiten a las infecciones: adenoiditis, amigdalitis, sinusitis, glositis, gingivitis, traqueitis, laringitis, y todas aquellas infecciones de asiento en vías respiratorias inferiores: bronquitis, pulmonía, neumonía, etc. Pero debemos señalar que las patologías cancerígenas o de tumoraciones malignas de vías respiratorias también causan mal aliento en el enfermo.

Referente al tubo digestivo, encontramos halitosis fisiológica en aquellas personas que consumen cierto tipo de alimentos. Tal es el caso de tubérculos, granos, semillas y otros alimentos. La cebolla, ajo, chiles, rábanos, pepinos, cacahuates y condimentos son fácilmente identificables en la respiración de quien los consume.

Otras costumbres menos difundidas y con creencias erróneas son la practica del tabaquismo y del alcoholismo, estas conductas van de mano con la halitosis y no pueden separarse.

Otra causa del mal aliento lo constituye la disminución de saliva en la boca que se conoce como boca seca. Ésta puede obedecer a factores como edad, estrés o ronquidos al dormir.

Curiosamente, el estrés también puede ser culpable de que tengamos mal aliento, sobre todo por los problemas de estómago y digestión que conlleva.

Un dato interesante es que algunas dietas bajas en carbohidratos ocasionan una condición llamada “el olor del hambre” que es el resultado de la ketosis o uso incompleto de las grasas del cuerpo.

Para combatirla se han usado enjuagues bucales de diversos tipos, chicles o caramelos pero estas son acciones temporales atenuantes que no atacan directamente a la causa del mal aliento.

Mitos del mal aliento

– Es muy difundido erróneamente la creencia de que la halitosis se puede originar en el estomago y esto solo ocurre en casos muy raros.
– Otro mito puesto al descubierto es el pensar que la halitosis puede ser hereditaria y es completamente falso, ya que no se han encontrado genes que correspondan con el mal aliento.
Y por último…
– El mito de los enjuagues bucales fuertes y las pastillas de menta que podrían causar la falta de respiración.

Consejos para evitar el mal aliento

A continuación enumeraremos algunos consejos o tips para evitar el mal aliento:

1. Un buen cepillo dental cambiado cada 3 meses, utilizado con una buena técnica de cepillado; al menos de 3 a 5 minutos después de cada comida y por supuesto cada vez que tengas necesidad, hilo dental, cepillitos interdentales y enjuagues bucales antibacteriales.

2. Ir al dentista regularmente para resolver los problemas dentales o de encías que puedas tener.

3. Aseo de la lengua: Debido a la acumulación de bacterias en ella se produce el feo olor por eso se recomienda no solo cepillarse los dientes si no también la lengua para eliminar los gérmenes causantes del mal olor.

4. No comer rápido: ya que al masticar despacio y correctamente los alimentos tenemos una mejor digestión.

5. Tomar mucha agua: esto favorece a la salivación y así eliminaremos determinados gérmenes bucales que producen el mal olor.

6. Perejil y menta: masticar hojas frescas de menta o perejil de 10 a 15 minutos.

7. Limón: masticar un trozo de limón con cáscara durante un par de minutos después de las comidas.

8. Bicarbonato: Enjuagarse la boca después del cepillado con poco agua y una pizca de bicarbonato.

Remedios Caseros

  • Lleva un pastillero con granos de café y mastícalos cuando los necesites.
  • Utiliza caramelos de menta fuerte o chicles sin azúcar para los momentos de urgencia.
  • En las farmacias compra un spray contra el mal aliento.
  • Evita la cebolla fresca, el ajo crudo o las salsas fuertes (tipo roquefort) o el picante. Una manzana de postre te ayudará a limpiar tu boca.
  • No fumar ni beber.
| |

.

Comentarios de los lectores

2 comentarios para “Mal aliento o halitosis”

  1. on 24 Oct 2012 at 20:22José

    HOla, Por más q me esfuerzo en tener una buena higiene bucal; el mal aliento permanece y parece q a medida en q pasa el tiempo es mas fuerte. Me averguenza demasiado!!! Alguien puede ayudarme a saber de donde viene realmente el problema!!!

  2. on 27 Jul 2013 at 23:44beto

    Excelente informacion

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.